Blog Zafra

Las empresas brasileñas migran a ParaguayPostado: 04/06/2018


Paraguay no se volvió por lo económico por casualidad. Apostar en el sector productivo fue una política de Estado del presidente Horacio Cartes, que asumió en agosto de 2013. Desde entonces, retomó la llamada Ley de la Maquila, creada en 1997 pero descuida por gobiernos anteriores. La legislación garantiza el pago de sólo 1% de tributo a las compañías que abran fábricas en Paraguay y exporten el 100% de la producción. Ninguna otra nación del continente ofrece algo parecido.

La eficiencia de la Ley de Maquila puede ser comprobada por números. Las exportaciones de las empresas que se encuadran en ese sistema crecieron de US $ 134,5 millones en 2013 a US $ 369,5 millones en 2017, según un levantamiento del Ministerio de Industria del Paraguay. De las llamadas empresas maquiladoras paraguayas, el 69% tiene origen brasileño, el 17% son paraguayas y el 8% argentinas. Significa, por lo tanto, que los empresarios brasileños, entre todos los de América del Sur, son los más dispuestos a invertir en Paraguay.

Según los expertos, esto sucede por dos razones. La primera de ellas: Brasil es el principal país del continente y obviamente tiene un número mucho mayor de empresas que los vecinos. La segunda razón: el ambiente de negocios brasileño es peor que el de otras naciones, lo que estimula a los emprendedores a partir de proyectos más allá de las fronteras nacionales. Lo interesante es que no son sólo empresas iniciantes o dotados de poca capital que invierten en Paraguay. Riachuelo, una de las principales minoristas del país, tiene operaciones en Paraguay y Vale opera una empresa de logística fluvial.

Atracciones

Apoyado por una legislación moderna, Paraguay ha creado mecanismos para atraer negocios. Estableció el Sistema Unificado para Apertura y Cierre de Empresas (Suace), que permite al emprendedor hacer todos los registros de la compañía en un solo lugar. Según Carlos Astigarraga, director de promoción de la Red de Inversiones y Exportaciones de Paraguay (Rediex), iniciativas como ésta hacen que el tiempo de apertura de una empresa en Paraguay no llegue a un mes. En Brasil, a depender de la región, la espera puede llevar tres meses.

Otra ventaja que pende los negocios a favor de los paraguayos se refiere al sistema tributario. Es bastante simplificado. En las cargas laboral y previsional, la empresa paga al gobierno el 16,5% y el empleado, el 9%. "El sistema es fácil de entender, tiene reglas claras y sale mucho más en cuenta para las empresas", dice el consultor Roger Simas. "Mientras Brasil no mejore su ambiente de negocios, tiene todo el sentido para que el emprendedor invierte en Paraguay."



Vea También



Comentarios

Chatear en línea